La trampa de las adicciones

A veces resulta difícil entender desde fuera cómo alguien puede llegar a convertirse en un adicto. Se han mantenido muchas teorías para explicar el proceso y se han intentado buscar distintas variables tanto internas como externas que podían estar influyendo:  la baja cantidad de una determinada sustancia en el cerebro, un determinado gen que se transmite de generación en generación, una tendencia a la búsqueda de novedades unido a una alta impulsividad, un determinado modelo familiar que propiciaría el consumo, una forma de afrontar situaciones ansiógenas…

 


No hay ninguna causa única que pueda explicar este complicado proceso. Podríamos decir sin miedo a equivocarnos, que es una mezcla de todas las anteriores y otras muchas.



Me gusta este vídeo que quiero compartir hoy con vosotros porque explica de una manera muy sencilla el proceso por el cual una persona que prueba una sustancia potencialmente adictiva puede convertirse en adicto por las consecuencias tan positivas que tiene esta sustancia en un primer momento. Posteriormente estas consecuencias tan positivas van perdiendo fuerza y la sustancia acaba convirtiéndose en la única salida para vencer los síntomas tan desagradables que produce la abstinencia.



 

Al final, la sustancia es lo único que queda en la vida de la persona, es lo único que ve.

Escribir comentario

Comentarios: 0